18 diciembre 2007

Una experiencia increíble

Ayer, después de más de 24 horas de coches, autobuses, todo terrenos, aviones y demás medios de transporte que se os puedan ocurrir, di por terminado mi viaje a la RASD (República Árabe Saharaui Democrática). Allí tuve el placer de asistir al XII Congreso del Frente Polisario, partido único de la RASD hasta la convocatoria del referéndum de autodeterminación sobre todo el territorio -ocupado y liberado- saharaui, que es la razón de ser de este partido.

Hasta allí nos acercamos más de 250 delegados políticos de todo el mundo con especial representación española y argelina por razones obvias: estos últimos son el mayor aliado con el que cuentan en el continente africano y quienes mejor se están portando con ellos.

Me sorprendió la asistencia de parlamentarios de diferentes partidos sudamericanos, desde Venezuela a Cuba pasando por Uruguay o Chile entre otros. Todos ellos de ideología socialista o comunista; la pertenencia del Frente Polisario a la Internacional Socialista se notó y mucho.

De España asistimos representantes del Partido Popular (de Tenerife, Gran Canaria y Galicia), PSOE, IU, Nueva Canaria, BNG, ERC, PNV, Aralar y Bloque Por Asturies.

Ha sido una experiencia muy productiva donde pudimos comprobar in situ la delicada situación política, económica y social que vive el pueblo saharaui.

He de decir que el sentir general del pueblo le reclama a la clase política española mayor compromiso en la problématica: muchos buenos gestos, mucha ayuda humanitaria que ellos agradecen especialmente, pero poco reconocimiento como pueblo independiente y poca responsabilidad en buscar una solución justa y definitiva al conflicto.

A José María Aznar le están muy agradecidos, durante su mandato al frente del Gobierno español tuvo una actitud bastante combativa con Marruecos que fortaleció su postura y, además, cuando España presidía el Consejo de Seguridad de la ONU, tuvo a bien aprobar el plan Baker que tiene como desencadentante un referéndum popular que decida la independencia del Sahara del régimen marroquí. Aún así, creen que pudo haber hecho más.

Las constantes amenazas a Marruecos, que pretendía que la ONU prohibiese la celebración del congreso que hoy tocó a su fin, y el no cumplimiento de los acuerdos pactados por ambas partes, han provocado que una corriente dentro del Frente Polisario aboge de nuevo por la vuelta a las armas para así ejercer presión sobre Marruecos y la comunidad internacional y que les den, definitivamente, la posiblidad de ejercer su derecho a la autodeterminación como pueblo independiente que es considerado.

El Sahara Occidental está considerado hoy en día como el último territorio que falta por descolonizar. Esperemos que se le dé por fin el derecho a decir su propio futuro.

No hay comentarios: