24 agosto 2010

A todos nos puede pasar


Es un sentimiento noble y genuino. Sentir vergüenza nos vuelve a todos más humanos porque significa reconocer nuestros errores, entender nuestras limitaciones, replantearnos algunas cosas y poder pedir perdón.

¿Hay una valentía mayor que ésta, un poder mayor?

La falta de vergüenza, en cambio, hace que todo sea permitido, que todo valga, que nunca algo esté mal, que todo sea negado y que jamás se pida disculpas por el daño causado.


Alina Diaconú

No hay comentarios: